Evangelio del Domingo, 3 de Mayo de 2015

El evangelio de este domingo lo entenderán especialmente bien los de la Ribera. Porque habla de algo que ellos conocen a la perfección: las viñas. Más en concreto, del fruto que deben dar las viñas, de las condiciones para lograrlo y del modo de proceder del agricultor cuando una viña no da fruto. Jesús dice que él es “la Viña verdadera” y nosotros, los sarmientos destinados a dar “fruto abundante”. Condición indispensable para ello es que estemos unidos a la Vid. Porque si un sarmiento se separa de la vid, se seca y se echa el fuego. El sarmiento se separa de la vid de dos maneras: una, si se le corta o arranca; otra, si se permanece en la vid pero sufre un percance que lo priva de su sabia.

Nosotros nos separamos de la Vid de Cristo si rompemos con los compromisos bautismales y renegamos de nuestra fe. Pero también nos separamos de la Vid si cometamos un pecado grave contra Dios o contra el prójimo. En ese preciso momento, somos sarmientos “separados” de la vid, aunque externamente permanezcamos unidos a ella. Y no daremos fruto de vida cristiana. Llevaremos la etiqueta de “cristianos” pero nuestra vida no será lo que se espera de nosotros: una vida fecunda como la de Cristo. Para nuestra fortuna, si nos encontramos en esa situación de “sarmientos separados de la vid”, podemos ser reinjertados en ella por el sacramento de la Penitencia.

Este sacramento nos devuelve la unión con Jesucristo. Luego viene la Eucaristía, que la robustece. Y la poda, que también la robustece. La poda son las pruebas de la vida cristiana, que son una condición necesaria para ser más fecundos. Todos los santos han tenido pruebas. Más aún, muchas pruebas. Las acogieron no sólo con resignación sino con gratitud. Porque sabían que así se unían más a Jesucristo, muerto y resucitado, y podían más fruto de amor a Dios y al prójimo. La pregunta es ineludible: en este preciso momento, ¿estoy unido o separado de Cristo? ¿Mi vida está cuajada de frutos o es una vida estéril? Cuando deje este mundo, ¿habré dejado huella o habré sido un sarmiento infecundo y apto para ser arrojado fuera y quemado?

Continuar leyendo

Romeros de mayo

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellinLa llegada de la primavera vuelve a recordarnos que la geografía burgalesa es una geografía de peregrinación. Nos topamos de nuevo con los rostros cansados pero alegres de gente que viene de cualquier parte de Europa camino de Santiago de Compostela. Incluso comienzan a ser frecuentes peregrinos de allende los océanos. Como es lógico predominan los jóvenes, pero también hay muchos adultos y hasta de la tercera edad. El Santo Cristo de nuestra Catedral es una etapa que recorren muchos de ellos. La Virgen del Manzano, en Castrojeriz, también es paso obligado y lugar propicio para recabar de María su maternal bendición y protección.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 26 de Abril de 2015

Lectura del santo evangelio según san Juan (10,11-18):

En aquel tiempo dijo Jesús:

«Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.»

Jornada de oración por las vocaciones

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellinDios no quiere que el mundo sea una inmensa sacristía sino un templo grandioso en el que todas las criaturas, siendo cada una lo que debe ser según su plan creador y redentor, entone un prodigioso concierto para gloria suya y deleite de todos sus hijos. Para ello es indispensable que la familia, la educación, el trabajo, la sanidad, la economía, la política, la ciencia, el arte, el deporte y el ocio cumplan el fin para el que él las ha llamado a la existencia.

Continuar leyendo

Presentación del libro: ¿Por qué hay tantas religiones? El cristianismo y la verdad de las otras creencias

0019El pasado martes 21 de Abril de 2015 fue presentado en el Aula Magna de la Facultad (C/. E. Martínez del Campo, 10) el libro: ¿Por qué hay tantas religiones? El cristianismo y la verdad de las otras creencias por su autor D. Manuel Guerra Gómez, catedrático emérito de la Facultad de Teología en Burgos. Junto al autor intervinieron D. José Luis Cabria Ortega, catedrático de la Facultad de Teología en Burgos, y D. Enrique Chuvieco de la editorial Digital Reasons, SC

Manuel Guerra Gómez es sacerdote diocesano (Burgos), Doctor en Filología Clásica (Salamanca) y en Teología Patrística (Institutum Augustinianum, Roma), Catedrático de Griego bíblico, Latín cristiano, Teología patrística y de Historia de las Religiones en la Facultad de Teología del Norte de España, Sede de Burgos, Profesor (años alternos) de Historia de las Religiones en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra y en el Estudio Teológico de San Ildefonso (Toledo). Ha publicado 29 libros.

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia