Servidores y mensajeros de Dios

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Muchos de vosotros, seguramente, habréis visitado la Exposición de las Edades del Hombre, que este año tiene lugar en nuestra Villa Ducal de Lerma, con el título de Angeli, porque versa precisamente sobre las múltiples y bellas manifestaciones artísticas de los ángeles. De ella ya he hablado en otras ocasiones, admirando la belleza de la iconografía cristiana que nos los presenta, unas veces en adoración y otras en acción, como seres que intermedian siempre en la relación de Dios con los hombres. Hoy quiero referirme a los ángeles desde la vivencia cristiana de esta realidad espiritual, ya que hemos celebrado recientemente las fiestas de los Santos Ángeles Custodios (el día 2 de octubre) y unos días antes (el 29 de septiembre) la de los Arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel, advocaciones muy presentes en múltiples parroquias y ermitas de nuestra diócesis burgalesa.

Los ángeles forman parte de un mundo misterioso para nosotros, difícil de abarcar, de objetivar y de formular con claridad, pero no son realidades fantásticas o mitológicas. Su existencia ha estado siempre presente a lo largo de la historia de la salvación como servidores y mensajeros de Dios. «Espíritus servidores, dice San Pablo, enviados en ayuda de los que han de heredar la salvación» (Heb 1,14). Con un lenguaje claro y sobrio la Iglesia enseña en su Catecismo que la vida humana está rodeada de la custodia e intercesión de los ángeles y que «la existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición...» (nº 328).

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 6 de octubre de 2019

Es po­si­ble que se mue­va un mon­te por­que no­so­tros se lo di­ga­mos? ¿Es po­si­ble que lo ha­ga una mo­re­ra y se plan­te en el mar? Pues el evan­ge­lio de hoy ase­gu­ra: “Si tu­vie­rais fe co­mo un grano de mos­ta­za, di­ríais a esa mo­re­ra: ‘Arrán­ca­te y plán­ta­te en el mar’, y os obe­de­ce­ría”. Un grano de mos­ta­za es tan mi­núscu­lo, que ca­si es pre­ci­so ver­lo con mi­cros­co­pio pa­ra apre­ciar­lo. La fe que Je­sús nos exi­ge pa­ra ha­cer ver­da­de­ros mi­la­gros, pa­ra con­ver­tir en po­si­ble lo im­po­si­ble, bas­ta que sea ver­da­de­ra aun­que sea muy pe­que­ña. Los após­to­les lo ha­bían vis­to y lo ve­rían en re­pe­ti­das oca­sio­nes.

Continuar leyendo

No se trata solo de migrantes

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Este domingo celebra la Iglesia la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado con el lema «No se trata solo de migrantes». Es una Jornada que tiene ya una larga tradición en el calendario de la Iglesia, pero la realidad del fenómeno migratorio se ha puesto ahora de especial actualidad por su amplitud, por las noticias que permanentemente nos llegan a través de los medios de comunicación y por el sufrimiento e inmisericordia que habitualmente las envuelve. Por eso hoy, al tiempo que saludo fraterna y cordialmente a todos y cada uno de los emigrantes que se encuentran entre nosotros, os invito a hacer una lectura creyente de esta realidad migratoria, que no nos deje indiferentes como cristianos.

Las migraciones no son un fenómeno nuevo. A lo largo de toda la historia han acontecido infinidad de movimientos migratorios que han tenido que ver con guerras, catástrofes, hambrunas, miseria... Muchos de nuestros conciudadanos tuvieron que emigrar también en otros momentos. El ser humano, desde que lo es, ha buscado permanentemente la seguridad, la supervivencia y el bienestar para sí y para su familia. Quizás, la novedad del momento presente radica en la globalización del fenómeno que permite, a través de la información, ser más conscientes del mismo. Y, junto a ello, sin duda, el haberse convertido nuestro país en «sociedad de acogida». De esta manera, nuestras ciudades y pueblos se han transformado para hacerse mucho más plurales, multiculturales y multiétnicos.

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 29 de septiembre de 2019

 

El evangelio de Lucas cierra el famoso capítulo social que el domingo pasado planteaba cuestiones concretas para los cristianos, como el amor al dinero o a las riquezas y la actitud que se debe mantener (Lc 16). El rico epulón es el motivo para poner de manifiesto, en la mentalidad de Lucas, lo que espera a los que no son capaces de compartir sus riquezas con los pobres. Y no ya solamente dando limosnas, sino que la parábola es mucho más concluyente: la situación de Lázaro se produce por la actitud del que se viste de púrpura y lino y celebra grandes fiestas.

Jesús advierte de que esta mentalidad vuelve tan ciegos a los hombres, que no creerían aunque viesen un muerto resucitar. De hecho, el rico ni siquiera era capaz de ver el signo visible que Dios ponía delante de su puerta todos los días: el pobre enfermo y hambriento al que solo se acercaban los perros para lamerle las heridas. Por eso el rico mereció el castigo.

La parábola nos anima pues, entre otras cosas, a vivir de forma personal y colectiva las obras de misericordia, como una forma clara de atajar la indiferencia. En la medida en que podamos, hemos de procurar remediar la indigencia humana, la cual, no abarca sólo la pobreza material, sino también las numerosas formas de pobreza cultural y religiosa.

Continuar leyendo

Una jornada diocesana especial

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Estamos empezando el curso pastoral y nos disponemos a acogerlo como don y tarea. Porque Dios Padre, Hijo y Espíritu nos lo regala como gracia y tiempo oportuno para que sigamos escribiendo en nuestra diócesis su historia de salvación. Este año lo iniciaremos oficialmente también con una Jornada Diocesana de Formación, que tendrá lugar el próximo viernes, día 27 por la tarde, en la Facultad de Teología.

Algo que viene siendo habitual, en esta ocasión tiene un carácter especial que deseo subrayar y comentar brevemente hoy en mi mensaje dominical. La Jornada estará centrada en la presentación pública y en la puesta en marcha efectiva del proyecto que nos va a ocupar durante los próximos años: la Asamblea Diocesana unida al Año Jubilar concedido por el Papa con motivo del VIII Centenario de nuestra Catedral.

Deberemos vivir este proyecto como un auténtico acontecimiento eclesial, protagonizado por todos los que nos sentimos miembros de la Iglesia de Jesucristo en Burgos. Ese acontecimiento nos hará profundizar en el manantial de la alegría de nuestra vida cristiana, en la eclesialidad de nuestra fe y en el sentido de nuestro testimonio evangélico en el mundo.

A lo largo de los próximos meses iremos comentando diversos aspectos de esta Asamblea al ritmo de sus distintas fases. En este itinerario nos encontraremos todos juntos en un proyecto compartido. Cada uno con su carisma, cada uno desde su lugar, cada uno con sus programas propios, pero viviendo todos lo que algunos denominan la «mística del nosotros»: decir «nosotros» en un acto eclesial puede ser una experiencia mística comunitaria si nos sentimos convocados por el Señor Resucitado, presente en medio de la comunidad y alentados por su Espíritu.

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia