Adviento: caminar atentos, vigilantes y esperanzados

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Comenzamos hoy el camino del Adviento que culminará en la Navidad. El Adviento es un tiempo de gracia y de esperanza, de vigilancia y espera. Un año más evocamos y actualizamos que el Señor viene, se hace uno de nosotros. Y debemos prepararnos. Jesucristo se manifiesta y desvela la grandeza de un misterio que ha cambiado la historia y que sigue iluminado hoy el camino de toda la humanidad.

El Adviento, en palabras del Papa Francisco, «es el tiempo que se nos da para acoger al Señor que viene a nuestro encuentro, también para verificar nuestro deseo de Dios, para mirar hacia adelante y prepararnos para el regreso de Cristo..., viviendo atentos, vigilantes y esperanzados. La persona que está atenta es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad, sino que vive de modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás... La persona vigilante es la que acoge la invitación a velar, es decir, a no dejarse abrumar por el sueño del desánimo, la falta de esperanza, la desilusión; ...estar atentos, alerta y esperanzados son las condiciones para permitir a Dios irrumpir en nuestras vidas».

Continuar leyendo

Hacer memoria

Era un jueves por la tarde, casi de noche. Las catequistas y el sacerdote convocaron una reunión de padres. Tenían previsto un temario para hablar y compartir un cuento. Después de la lectura, madres y padres conversaron entre sí en pequeños grupos y, cuando terminaron la reflexión, lo pusieron en común. Una de las madres dijo que el cuento los había llevado a recordar cosas de la infancia. —¿Cómo es eso? —preguntó la catequista. —Sí, recordamos lo que hacíamos en familia. Los abrazos de los que nos querían, las fiestas y lo que nos hacía felices. Pensamos que esos recuerdos hacen que seamos lo que somos hoy. —¡Qué bueno! —dijo la catequista. Vamos a dejar de “tarea” que, en cada familia, se hable acerca de los recuerdos familiares, de lo que hacían cuando eran niños o más pequeños... Carmen escuchó con atención y le pareció una buena idea. A veces, no sabía de qué hablar con sus hijos, más allá de lo ocurrido en la jornada.

Continuar leyendo

Salgamos al encuentro de los pobres

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Este domingo se celebra la II Jornada Mundial de los pobres. Se trata de una iniciativa del Papa Francisco, expresada al fi­nal del Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia, que tiene como finalidad salir al encuentro de los pobres y fa­vo­re­cer una cre­cien­te aten­ción a las ne­ce­si­da­des de los úl­ti­mos, de los mar­gi­na­dos, de los ham­brien­tos. Y eso ¿por qué? Por tres razones fundamentales: en primer lugar, porque en su proximidad descubriremos mejor el Evangelio y la experiencia genuina de la fe; en segundo lugar, porque nos daremos cuenta de la fuerza salvadora de sus vidas ya que los pobres siempre nos evangelizan; y por último, porque el camino de la Iglesia pasa por los pobres y es urgente colocarlos en el centro del mismo.

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 18 de noviembre de 2018

Estamos casi a fin del año litúrgico, pues terminará el próximo domingo con la fiesta de Cristo Rey. Por eso se nos habla con palabras de Jesucristo referentes al fin del mundo. No sólo san Marcos, sino otros evangelistas, cuando transcriben palabras o mensajes de Jesús para asuntos grandiosos, se acomodan a un estilo literario que en el Oriente estaba de moda, que era el apocalíptico, por medio de comparaciones y figuras grandiosas. Jesús no quiere atemorizarnos, sino desea mostrarnos de manera solemne una realidad, que para sus seguidores debe encerrar una gran esperanza.

Eran los días antes de su muerte. Después de hablar en el templo, Jesús con sus discípulos se retiraba a Betania. La conversación se hizo interesante al ver el templo relucir con los rayos del atardecer. De la predicción sobre el final del templo y su sistema religioso, pasó Jesús a tratar sobre el final del mundo, que al mismo tiempo será el tiempo de su segunda venida “con gran poder y majestad”. Sobre esta segunda venida se hablaba mucho en la primitiva cristiandad, de modo que muchos, por el deseo grande de estar con Jesús, creían que iba a realizarse muy pronto. En diversas épocas han estado muy presentes estas predicciones de Jesús, como cuando llegaba el año mil, y algo también en el año dos mil. Hay sectas que hablan continuamente de ello, hasta mostrando fechas concretas, que luego no se realizan.

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 2 de diciembre de 2018

Primer domingo de Adviento significa que comenzamos un nuevo año litúrgico, un año en que iremos recordando los principales sucesos y enseñanzas de Jesucristo. Al comenzar este nuevo año litúrgico nuestra actitud debe ser de entusiasmo por poder vivir el encuentro con Jesús cada día, para poder encontrarnos más llenos de su gracia y de obras buenas el día del encuentro definitivo, que será nuestra alegría.

Adviento significa venida. Recordamos muy vivamente la primera venida de Jesús en Navidad, esperamos su definitiva venida para juzgarnos y vivimos las continuas venidas que Jesús tiene en nuestra vida a través de los diferentes sucesos en los cuales está Dios presente, aunque no le sintamos. En este primer domingo de adviento todos los años se acentúa un poco en las lecturas la última venida de Jesús, para la cual nos tenemos que preparar. Hoy Jesús nos habla de tres actitudes que debemos tener, como mejor preparación para su venida: vigilancia, lucha contra los vicios y oración. El tiempo de adviento nos habla mucho sobre la esperanza, que es señal de vida. Aquel que no tiene esperanza es como un cadáver ambulante.

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia