Vivir la Navidad desde la contemplación del belén

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Un año más vamos a celebrar la gran fiesta de la Navidad, en la que proclamamos con alegría que Dios sigue viniendo a nuestras vidas, para estar presente en nuestro mundo y en nuestra historia. Este año quisiera invitaros a vivir la Navidad contemplando con fe el hermoso y popular signo del belén, que por estas fechas se pone en casi todos nuestros hogares y en otros muchos lugares de nuestro entorno navideño. Y lo voy a realizar siguiendo y compartiendo con vosotros la Carta Apostólica que nuestro Papa Francisco nos ofrecía a comienzos de este mes de diciembre, «Sobre el significado y el valor del belén».

Dice el Papa que el hermoso signo del belén, «tan estimado por el pueblo cristiano, causa siempre asombro y admiración», pues se trata, en cierto modo, de «un Evangelio vivo»; y su contemplación «nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre. Así descubrimos que Él nos ama hasta el punto de unirse a nosotros, para que también nosotros podamos unirnos a Él». ¿Por qué la preparación y contemplación de los belenes, con la escena del Portal, nos alegra y conmueve tanto a los niños como a los mayores? Porque nos ayuda a revivir la historia que ocurrió en Belén; y fundamentalmente porque nos hace comprender una vez más el amor y la ternura de Dios. «En Jesús, el Padre nos ha dado un hermano que viene a buscarnos cuando estamos desorientados y perdemos el rumbo; un amigo fiel que está siempre cerca de nosotros»

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 22 de diciembre de 2019

El cuarto domingo de adviento no es sólo el último domingo de este tiempo. Es también, y sobre todo, un domingo diseñado para preparar la ya inminente Navidad. La Iglesia no encuentra mejor modelo que proponiéndonos la figura de Santa María, pues nadie como ella preparó y vivió la Navidad. De ella dice uno de los prefacios de estos días que la “esperó con inefable amor de madre”. Quienes han sido madre, entienden muy bien que la palabra usada sea la de “inefable”, inexpresable. Porque eso es lo que siente una mujer a punto de ser madre, sobre todo, si lo será por primera vez y, en el caso de María, primera y última. Pues Jesús fue su primer y único hijo. ¿Dónde estaría la imaginación, el pensamiento y el corazón de María cuando faltaban tres días para que naciera Jesús? ¿En qué pensaría cuando estaba a solas, de qué hablaría con José y las vecinas, qué haría mientras realizaba las labores domésticas? Ese es el camino a seguir cuando preparemos la cena de Noche Buena, cuando vayamos a la oficina o cuidemos al enfermo hospitalizado o en una residencia de mayores, cuando hagamos lo que tenemos que hacer.

Continuar leyendo

Mensaje del Papa Francisco sobre la Navidad

"La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien un poco de silencio, para oír la voz del Amor.

El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida.

Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida.

La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir.

Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad.

Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor.

La estrella de Navidad eres tú, cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor.

Eres también los reyes Magos, cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien.

La música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti.

El regalo de Navidad eres tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano.

La tarjeta de Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos.

La felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y reestableces la paz, aun cuando sufras.

La cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado.

Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones; tú eres sonrisa de confianza y de ternura, en la paz interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti.

Una muy Feliz Navidad para todos los que se parecen a la Navidad"

 

Papa Francisco

Adviento y Asamblea en nuestra Iglesia diocesana

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Celebramos hoy el tercer domingo de Adviento y la liturgia nos anima a seguir caminando con alegría al encuentro del Señor, que viene para nosotros, en la cercana Navidad. «Alegraos siempre en el Señor; nos dice el apóstol Pablo, os lo repito, alegraos... El Señor está cerca» (Flp 4,4-5).

Al empezar este Adviento os invitaba a vivirlo personalmente y en clave eclesial, como comunidad diocesana, conformando los Grupos de Asamblea para hacer juntos el camino de conversión que nos proponemos, buscando una Iglesia más comprometida con el Reino que Dios viene a traer a la tierra. Hoy quiero abundar en este tema de la Asamblea, porque constituye un auténtico signo de esperanza para nuestra diócesis, un verdadero Adviento; y porque después de la etapa de preparación de estos últimos meses, ya está a punto de cruzar un umbral de gran importancia: los Grupos de Asamblea comenzarán su trabajo después de las fiestas navideñas.

Continuar leyendo

Evangelio del domingo, 15 de diciembre de 2019

Tened paciencia. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra mientras recibe la lluvia temprana y tardía» (2.ª lectura: Santiago 5, 7-10). Es el consejo que da Santiago a los suyos. Y nos viene como anillo al dedo, pues a nosotros nos gustaría que se notase más la acción de Dios. Nos gustaría que los sueños de Isaías se cumplieran ya (1.ª lectura: Isaías 35, 1-6a.10). Pero la acción de Dios no es así. «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?», preguntan a Jesús. Nosotros nos preguntamos: ¿esperamos a otro o somos capaces de aceptar a Dios tal y como es? Nos sirve muy bien la respuesta de Jesús: «Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!» (Evangelio: Lucas 11, 211).

¿Nos defrauda Jesús porque queremos que la presencia de Dios sea avasalladora, fulgurante? Lo primero de nuestra fe es abrir el corazón, aceptar a Dios como se muestra en Jesús. ¡Ten paciencia, Señor, con nosotros!

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia