«SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN DIOS MI SALVADOR»

Retiro de Adviento (Parte II)

Pesebre de amor

Hace tiempo que un viajero en una de sus vueltas por el mundo, llegó a una tierra, le llamó la atención la belleza de sus arroyos que cruzaban los campos, y los sembrados. Habiendo caminado ya un rato, se encontró con la casas del pueblo, sencillas, coloridas y con puertas abiertas de par en par. No podía creerlo... él venía de un lugar muy distinto. Se fue acercando pero su sorpresa fue mayor cuando tres niños, hermanitos, salieron a recibirlo y lo invitaron a pasar, los padres de los niños invitaron al viajero a quedarse con ellos unos días.

El viajero aprendió muchas cosas, por ejemplo a hornear el pan, trabajar la tierra, ordeñar la vacas, pero había una de la cual no podía descubrir el significado, cada día y algunos días en varias ocasiones el papá, la mamá y los hermanos se acercaban a una mesita donde habían colocado las figuras de María y José, un burrito marrón y una vaca. Despacito dejaban una pajita entre María y José.

Continuar leyendo

«EL ESPÍRITU VENDRÁ SOBRE TI»

Retiro de Adviento (Parte I)

Ignatios de Lattaquié

«Sin el Espíritu Santo -dijo- Dios está lejos
Cristo permanece en el pasado,
el Evangelio es letra muerta,
la Iglesia, una simple organización,
la autoridad, un dominio,
la misión, una propaganda,
el culto, una evocación,
y el obrar cristiano, una moral de esclavos.
Pero en Él,
el Cosmos se agita y gime en el parto del Reino,
Cristo ha resucitado,
el Evangelio es poder de vida,
la Iglesia significa comunión trinitaria,
la autoridad es un servicio liberador,
la misión es un Pentecostés,
la liturgia es memorial y anticipación,
el obrar humano se diviniza.»

Santa Misa de tarde 28 noviembre

Dios sí fue a la cita

Había un monje muy piadoso que se pasaba el día, y casi la noche, diciendo: Señor, muéstrame tu rostro, quiero verte. Dios quiso complacerle por fin y le dijo: Ponte mañana en camino que, pasado el río, antes del anochecer me mostraré a ti.

El buen monje preparó bien su espíritu y saltando más que caminando marchaba radiante hacia el río. Iba metido en su mundo, que era el de Dios, como enamorado ciego.

Tan abstraído estaba que casi no se dio cuenta del pobre labriego que luchaba con sus mulas para sacar el carro de un hoyo profundo. Ni vio apenas cómo unos pastores pegaban a otro más débil. Ni cómo un niño lloraba porque casi no podía con un haz de leña que llevaba.

Continuar leyendo

Mejor dar que recibir

Un estudiante universitario salió un día a dar un paseo con un profesor, a quienes los alumnos consideraban su amigo debido a su bondad para quienes seguían sus instrucciones. Mientras caminaban, vieron en el camino un par de zapatos viejos y supusieron que pertenecían a un anciano que trabajaba en el campo de al lado y que estaba por terminar sus labores diarias.

El alumno dijo al profesor: Hagámosle una broma; escondamos los zapatos y ocultémonos detrás de esos arbustos para ver su cara cuando no los encuentre. Mi querido amigo, le dijo el profesor, nunca tenemos que divertirnos a expensas de los pobres. Tú eres rico y puedes darle una alegría a este hombre. Coloca una moneda en cada zapato y luego nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando las encuentre. Eso hizo y ambos se ocultaron entre los arbustos cercanos.

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia