Evangelio del Domingo, 19 de marzo de 2017

Todo estaba en contra para que Jesús le dirigiera la palabra y, menos todavía, para que le pidiera un favor: "dame de beber, Estaba mal visto que un hombre y una mujer hablasen a solas en pleno campo. Él estaba cansadísimo después de la larga caminata a pleno sol. Ella venía con prisa a sacar agua. Y, sobre todo, él era judío y ella samaritana y «los judíos -dice expresamente el Evangelio de hoy- no se tratan con los samaritanos». Más aún, se odiaban desde tiempo inmemorial. Por sí fuera poco, ella ha convivido con cinco distintos y con el que ahora vive tampoco es marido. Todo estaba en contra para que Jesús entablara una conversación. Pero lo hizo. Y pasó lo que suele ocurrir cuando hay verdad y amor de por medio: ella se dejó atrapar por la conversación de Jesús y terminó tan 'ganada', que dejó el cántaro y fue al pueblo a gritar a sus compatriotas lo que no le cabía en el pecho: que habla encontrado al Mesías.

Debió decirlo con tanta convicción, que vinieron y terminaron pidiendo a Jesús que se quedara con ellos. Y él «se quedó tres días». Sin embargo, la iglesia proclama hoy este evangelio desde otra perspectiva: el agua y, más en concreto, el agua del Bautismo. No en vano son 'elegidos' hoy los que se bautizarán la próxima Noche de Pascua. La Samaritana había venido a sacar agua del pozo y Jesús le ofrece otra incomparablemente mejor: «el agua que salta hasta la vida eterna.

Jesús ha traído al mundo, mediante su muerte y resurrección, una nueva agua viva, que nos ofrece en el Bautismo, y con ella nos rescata del mal, nos da el don de la fe y se convierte para nosotros en fuente que nos abre a la eternidad. Un agua que calma la sed más profunda del corazón humano y da respuesta a aquel verso de Machado: «Bueno es saber // que el vaso sirve para beber //; lo malo es que no sabemos // para qué sirve la sed». La sed sirve para ir a Jesucristo, recibir la fe en el Bautismo y, con ella, aunque sea en oscuridad, encontrar la salvación. ¡Qué bien lo expresó L. Rosales: «De noche iremos, de noche //; sin luna iremos, sin luna //; que para encontrar la fuente // sólo la sed nos alumbra». ¡La sed de Dios que todos tenemos!

© 2014 Parroquia Sagrada Familia de Burgos (España) – Federico Martínez Varea s/n - 09006 Burgos - Diseño y Gestión Web: POI
Parroquia Sagrada Familia