El Papa Francisco anuncia la celebración de un Jubileo de la Misericordia

El Papa Franciso anunció el pasado 13 de Marzo de 2015, dos años después de su elección como Papa, la celebración de un Jubileo de la Misericordia que comenzará con la apertura de la Puerta Santa el 8 de Diciembre de 2015, festividad de la Inmaculada y finalizará el 20 de Noviembre de 2016, fiesta de Cristo Rey.

El Domingo 12 de Abril se hará pública la bula del año Santo «Misericordiae Vultus» junto a la Puerta Santa de San Pedro.

Puedes descargar la bula en el siguiente enlace:

Download

En el día contra la esclavitud infantil

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellinEl Evangelio tiene páginas enternecedoras sobre el cariño que Jesús sentía hacia los niños. Una de ellas es la que narra la regañina que echó a los apóstoles porque no querían que los niños le 'molestasen'. Su respuesta no pudo ser más contundente: «Dejad que los niños se acerquen a mí. De los que se hacen como ellos es el Reino de Dios».

El papa Francisco también participa de esta predilección hacia los niños. La última vez que habló de ellos fue el pasado miércoles, durante la audiencia en la Plaza de San Pedro. Decía el Papa: «Muchos niños desde el principio son rechazados, abandonados, despojados de su infancia y de su futuro. Alguno osa decir, casi para justificarse, que ha sido un error hacerles venir al mundo. ¡Esto es vergonzoso!». El Papa tenía delante los países subdesarrollados o en vías de desarrollo. En esos mundos hay -¡todavía hoy! muchos niños marginados, abandonados, mendigando por las calles, intentando a su manera sobrevivir, sin escuela, sin atención médica. Y lo que todavía es más grave: siendo «presa de criminales, que les explotan para el tráfico y el comercio indigno, y los adiestran para la guerra y la violencia».

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 12 de abril de 2015

Estamos en el Cenáculo de Jerusalén, donde los Apóstoles se han trancado con llave, porque están muertos de miedo a los judíos. Falta Tomás. Sin que nadie abra la puerta, Jesús se hace presente y se pone en medio. Podría reprenderles con severidad, porque Pedro le negó y los demás le abandonaron. Pero no lo hace. Al contrario, les desea la paz y les llena de alegría. ¡Jesús siempre trae paz y alegría verdadera!.
Luego les muestra las llagas de sus manos y de su costado y les hace este encargo: «Como el Padre me envió, así también os envío Yo». Y, para que puedan cumplirlo, les da el Espíritu Santo: «Recibid el Espíritu Santo». Se despide y desaparece del mismo modo que había entrado. Ellos se quedan desbordantes de alegría y, cuando llega Tomás, les falta tiempo para espetarle: «Hemos visto al Señor». Pero Tomás se hace el valiente: «Si no veo en sus manos la marca de los clavos y no meto el dedo por el agujero, si no meto la mano en su costado, no creo». Reclama las señas de identidad del Resucitado: la marca de sus llagas.
Ocho días más tarde, tendrá la oportunidad de verlas y tocarlas, cuando Jesús vuelva al Cenáculo donde estarán todos los discípulos, incluido él. Tras el saludo, la prueba reclamada por Tomás: "Mete aquí el dedo y mira mis manos; trae la mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente". Tomás se declara vencido y realiza el acto de fe más puro y vigoroso de cuantos hay en todo el Nuevo Testamento: "Señor mío y Dios mío". Es decir: "Tú eres el Mesías y Tú eres Dios". Jesús se lo acepta, pero le añade: "Dichosos los que crean sin haber visto".
Nosotros -tú y yo- somos parte de los que no le han visto, pero creemos en Él. Por eso, no somos menos afortunados que quienes le vieron con los ojos de la cara. Porque la fe nos pone en relación más profunda con Jesús que la visión material de su Cuerpo resucitado. Debemos estar contentos, más aún, orgullosos de tener fe. Orgullosos y agradecidos. Porque la fe no es una conquista nuestra, sino un inmenso regalo de Dios. ¡Ojalá no nos avergoncemos nunca y ante nadie de creer en Jesús Resucitado!
Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-31)

Continuar leyendo

Domingo de la Misericordia Divina

Jesús, confío en Ti
Dede el pasado día 10 y hasta el Domingo 12 de Abril se celebró el triduo de la Misericordia Divina en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús (Salesas), donde se bendijeron y entregaron las láminas del cuadro "Jesús confío en Tí" y que todos los burgaleses que lo desearan lo pudieran tener en sus hogares.

¿Cómo rezar el Rosario de la Misericordia?

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y CREDO.

Luego, con las cuentas del rosario, rezar 5 decenas. Cada decena comenzar diciendo:
Director: "Padre Eterno yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo,
Pueblo: como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero."

En cada decena implorar al Padre eterno 10 veces:
Director: "Por su Dolorosa Pasión,
Pueblo: ten Misericordia de nosotros y del mundo entero".

Y, al final, repetir tres veces:
Director: "Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Pueblo: ten Misericordia de nosotros y del mundo entero"

Después de las 5 decenas, terminar con una SALVE a la Virgen.

Ahora por currículo

Jesús María Villaverde Beato (Sacerdote)

Al unísono, como si alguien hubiese hecho el disparo de salida y ese mismo alguien hubiese repartido entre los participantes unas octavillas precisando lo que hay que gritar para mantener acompasadas las filas, algunos se han puesto a resumir el currículo de religión católica con frases como «se va a volver a hacer rezar a los niños en los colegios», «no se va hablar de otras religiones en las clases de religión católica» o «se va a volver a decir a los niños que Dios existe y que nos quiere»... Estamos, dicen, en la sociedad de la información pero se ve que algunos se han apuntado a transmitir lo que otros dicen sin tomarse la precaución de acudir antes a las fuentes para beber y... entender. Los currículos de religión católica han sido publicados en el BOE del pasado día 24 de febrero. Y a lo largo del texto se expresan, en acertada síntesis, lo que importa enseñar en materia de Religión en los distintos niveles de la enseñanza.

Lean, por favor, el texto; verán que en ningún momento se dice que vaya a ser un estándar de aprendizaje el que los niños recen en clase; lo único que dice -léanlo, por favor- es que, entre otras muchas cosas, el alumno debe ser «capaz de memorizar y reproducir fórmulas sencillas de petición y agradecimiento».

Continuar leyendo

© 2014 Parroquia Sagrada Familia de Burgos (España) – Federico Martínez Varea s/n - 09006 Burgos - Diseño y Gestión Web: POI
Parroquia Sagrada Familia