Evangelio del Domingo, 31 de Mayo de 2015

La vida cristiana de cada uno de nosoLtros comenzó con estas palabras: "Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". Y concluirá -¡Dios lo quiera!- con estas: "Sal de este mundo, alma cristiana, en el nombre del Padre que te creó y del Hijo que te redimió y del Espíritu Santo que te santificó".

Entre estos momentos, son incontables las veces que hemos oído esos tres nombres y no menos incontables las que los hemos pronunciado. Base pensar que cuando decimos el "Gloria Patri", rezamos así: "Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo". Cuando hacemos la señal de la cruz, por ejemplo, al salir de casa cada mañana, repetimos: "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". Cuando renovamos las promesas bautismales en la Vigilia Pascual o al recibir el sacramento de la Confirmación, lo hacemos confesando nuestra fe en cada una de esas tres divinas Personas.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 24 de Mayo de 2015

Tres palabras resumen del evangelio de hoy: presencia, misión y poder.

En primer lugar, presencia del Resucitado en medio de sus discípulos, llenos de miedo e inquietud, pues piensan que el poder de los enemigos es más poderoso que la protección de Dios. Jesús lo sabe y viene con su presencia y con su paz: "Paz a vosotros". Y les muestra su carné de identidad de Resucitado, que es la garantía de la paz: las manos y el costado traspasados.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 17 de Mayo de 2015

Estamos en el Monte de los Olivos, próximo a Jerusalén. Jesús está rodeado de sus discípulos. Han estado allí muchas veces, pero la de hoy tiene un sabor especial: están aquí para separarse para siempre. Jesús se va al Cielo de donde había bajado el día en que vino a las entrañas de su Madre, la Virgen María.

Pero a diferencia de entonces, cuando venía para hacerse un esclavo, ahora sube como un rey victorioso. De hecho, asciende como Cabeza de una nueva humanidad y lleva consigo el trofeo de todos los redimidos: todos los hombres y mujeres que han existido y existirán mientras el mundo sea mundo.

Además, asciende dejando señalado el camino que un día recorrerán quienes se decidan a ser discípulos suyos. Le ha costado muy caro cumplir el plan de salvación que le había encomendado su Padre, pues ha tenido que entregar su vida en medio de indecibles sufrimientos.

Pero hoy el Padre se siente orgulloso de él y le sienta a su derecha. "Subió al Cielo y está sentado a la derecha del Padre", confesamos cada domingo en el Credo de la Misa. Desde hoy, les toca a sus discípulos anunciar a todos los hombres esa salvación y comunicársela a través del Bautismo y la Eucaristía. Es una misión que les sobrepasa completamente, porque ellos son una isla irrelevante en medio del inmenso mar del Imperio Romano.

Pero no tienen que preocuparse, porque él les equiparará con todo lo necesario para cumplir su misión: "echarán demonios, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes, no les hará daño un veneno mortal, impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos". Además, Jesús no se va del todo. No le verán sus ojos, pero permanecerá a su lado para siempre, como una madre a la que el niño pequeño no ve en la oscuridad de la noche, pero está allí vigilando su sueño.

Así se explica que los discípulos "proclamaran el Evangelio en todas partes". Y que tú y yo miremos hoy al Cielo para decirle a Jesús: haz que tengamos los pies bien anclados en la tierra, para comprometernos a fondo en la instauración de un mundo nuevo, pero fijos los ojos fijos en el Cielo, donde estás Tú que eres nuestra meta y nuestro destino.

Continuar leyendo

La iglesia servidora de los pobres

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

El pasado 24 de abril, la Conferencia Episcopal Española publicó en Ávila, como conclusión de su Asamblea Plenaria, una instrucción pastoral titulada La Iglesia, servidora de los pobres. Su objetivo es doble. De una parte, compartir con los fieles y gente de buena voluntad su preocupación por el sufrimiento que ha traído consigo la actual «crisis económica, social y moral» y, de otra, su esperanza al ver el esfuerzo desplegado por tantos miembros de la Iglesia en favor de quienes más sufrían las consecuencias de la crisis.

El documento, que es muy amplio, está dividido en cuatro partes. La primera aborda la situación actual; la segunda, las causas que la han provocado; la tercera, los principios a cuya luz es preciso afrontarla y, por último, algunas propuestas concretas desde la fe.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 10 de Mayo de 2015

Todos sabemos cómo funciona un pozo artesano. Hay un manantial que origina el agua, un tubo que la extrae al exterior y un receptor que se beneficia del agua extraída. Lo más importante es, sin duda, el manantial. Pero de poco serviría disponer de una imponente bolsa de agua si no tenemos para sacarla a la superficie. Y de poco serviría sacarla como agua de primera calidad si nadie quiere aprovecharla Manantial, tubo de extracción y algo/alguien que recoja el agua son realidades íntimamente unidas.

El evangelio de este domingo lo refleja perfectamente. Hay un manantial de amor: el Padre. Hay un instrumento que lo trae a la tierra: Jesucristo. Y hay unos receptores: los sarmientos que están unidos a la vid -los bautizados- y se benefician de ella. Jesús lo dice con toda sencillez: "Como el Padre me amó, así os he amado Yo. Permaneced en mí amor". La cadena es perfecta: el Padre genera el amor, ese amor lo recibe y trasmite el Hijo y nosotros lo hacernos nuestro y lo comunicarnos a los demás. Para ello es indispensable permanecer unidos a Jesús: "Permaneced en mi amor".

Permanecer en el amor que nos trasmite Jesús es no salirse de él por el egoísmo, el pecado y cualquier comportamiento indigno de la vocación cristiana. Pero hay que entenderlo bien: permanecer en el amor de Jesús no es sólo profesarle un amor afectivo. Es amarle con amor efectivo, con obras concretas de amor. Guardar los mandamientos: ',esta es la clave para saber que nuestro amor es verdadero!. Guardar todos los mandamientos, pero especialmente los dos que son principales: el amor a Dios y el amor a los demás. Ahora se comprende bien lo que decía el evangelio del domingo anterior: "Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. Si el sarmiento permanece en la vid, da fruto abundante. Si no está unido a la vid, se seca y lo cortan". Nosotros no podemos amar a Dios y al prójimo con nuestras propias fuerzas. Sin estar unidos a Jesús por la Eucaristía y la oración, nuestro amor será una quimera.

Continuar leyendo

© 2014 Parroquia Sagrada Familia de Burgos (España) – Federico Martínez Varea s/n - 09006 Burgos - Diseño y Gestión Web: POI
Parroquia Sagrada Familia