Evangelización y crecimiento en la vida cristiana

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

La actividad pastoral en nuestra diócesis se ha puesto en marcha. A nivel parroquial se van retomando los quehaceres eclesiales. En el ámbito arciprestal durante estos días se ha estado eligiendo a los nuevos arciprestes, pues el cargo de los anteriores ya ha concluido. Y los distintos organismos diocesanos retoman sus tareas a fin de llevar adelante nuestro Plan Pastoral.

Al concretar una de las prioridades de este Plan decíamos que «queremos ser una Iglesia de creyentes maduros en la fe y responsables en la comunidad cristiana y en la sociedad». Necesitamos para ello ir recorriendo un proceso importante de evangelización y formación cristiana; y en ese proceso hay un tema transversal, que es la catequesis a la que quiero referirme en esta reflexión de hoy. Como os decía en semanas anteriores, entre las preocupaciones e inquietudes que nos urgen, por amor a esta Iglesia y sociedad concretas, está la transmisión de la fe, de modo especial en el proceso de la iniciación cristiana. En este horizonte hemos de situar y alentar la tarea catequética teniendo clara conciencia de que los catequizandos de hoy serán nuestra Iglesia de mañana.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 17 de septiembre de 2017

Jesús estaba hablando sobre cómo deben ser tratados los pecadores dentro de la comunidad. Habló sobre la corrección fraterna, de lo cual tratamos el domingo pasado. Después hablaba sobre el perdón. San Pedro, que se da cuenta que Jesús quiere que se perdone, no una sola vez sino varias veces, como queriendo ser muy generoso, le pregunta si hay que perdonar hasta siete veces. Ésta era una cifra simbólica que significaba perfección. Pero esta perfección era muy limitada. Jesús pone la cifra al máximo y le dice que en el perdón, como en el amor, no debe haber límites. Eso es lo que significaba la expresión “setenta veces siete”.

Continuar leyendo

Un nuevo curso, un tiempo que Dios nos regala

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

A lo largo de esta semana, los más pequeños de nuestra casa han comenzado ya el curso escolar. Los hemos visto, en medio del lógico esfuerzo, con la ilusión del que estrena algo nuevo, con las ganas de crecer y encontrarse con sus compañeros en una nueva aventura de la vida que les abre a la novedad y a la sorpresa. Con ayuda de sus profesores y de su familia, se inicia para ellos una oportunidad de crecimiento, no solo en los saberes de la inteligencia, sino en todas las diversas dimensiones que configuran a la persona. En estos próximos días harán lo mismo los más mayores de la casa y los que cursan estudios universitarios. A todos quiero animarles a ir descubriendo la auténtica sabiduría, que es la que nos hace, más allá de los estudios, saborear y vivir con autenticidad la vida de cada día. Igualmente, a cuantos trabajan en el campo de la educación prestando este inestimable servicio, les aliento y respaldo en su no fácil tarea para que, dando lo mejor de sí mismos, ayuden a avanzar a nuestra sociedad por caminos constructivos de auténtica solidaridad y fraternidad.

Continuar leyendo

Perdonar siempre

Estela, una niña de diez años, estaba cansada de Simón, y, con razón. Lo había perdonado en numerosas oportunidades. Una vez pasó corriendo y le tiró todo lo que tenía sobre el escritorio. Las carpetas se abrieron y las hojas alfombraron el suelo. Él se agachó para ayudarla: —Perdóname, fue sin querer, te ayudo. —Sí, está bien, te perdono, pero déjame, yo lo ordeno todo. Cuando terminaba el recreo corría a toda velocidad hacia donde estaban el resto de los compañeros y, casi siempre se chocaba contra alguno. Una tarde se chocó contra Estela que estaba agachada atándose el cordón de la playera y terminaron los dos con las rodillas fastidiadas. —Perdóname, no te vi, fue sin querer. El “perdóname, fue sin querer”, le salía con suma rapidez y facilidad. Una mañana de calor, Estela se había comprado un helado en el bar de la escuela. Salió al patio y un pelotazo estrelló el helado contra su bata blanca. —Perdóname, fue sin... Estela no dejó que Simón terminara la frase. —¡Estoy harta de tu “perdóname, fue sin querer”! Se armó una gran discusión en la cual intervenían cada vez más compañeros a favor de una o del otro.

Continuar leyendo

Resolución de problemas

Uno de los discípulos de un gran maestro, en un antiguo monasterio donde el silencio era valorado por sobre todas las cosas, fue a verlo para contarle los problemas que tenía con el vecino de mesa durante las comidas. —Siempre se sirve primero, y toma lo mejor de la fuente. No le importa nada los que estamos a su lado. Mastica tan fuerte que sólo se puede oír el ruido de sus dientes triturando los alimentos. El maestro lo miraba con atención, en silencio. El discípulo tomó esta actitud como una invitación para que continuara explicándose. —Llega, se sienta, se sirve, come, levanta su plato, lo lava y se va. Con la panza llena, seguramente se va a dormir la siesta... No vengo a acusarlo porque yo no me quedé con hambre... Me molesta su actitud...

Continuar leyendo

© 2014 Parroquia Sagrada Familia de Burgos (España) – Federico Martínez Varea s/n - 09006 Burgos - Diseño y Gestión Web: POI
Parroquia Sagrada Familia